Bandoneón, dos guitarras, guitarrón y contrabajo evocan el criollismo de hoy, simple y profundo como la nobleza de su timbre